Temporada de muerte II

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 12:41 a. m.

1

Que alguien me diga
cuál es la onomatopeya
de un dique rompiéndose
o de una vesícula
trozándose.

24/11/10




_____________________________________


''Que venga, que venga
que nadie la detenga''
entonces tú y tu sombra
bajan al pedestal de mi lejanía
para regalarle al mundo
cuatro ojos
que buscan algo.

12:50 A.M.


_________________________________


Extrangulado (?)
o sea, con muchos ángulos (!)

1:21 A.M.






Temporada de muerte.

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 2:05 a. m.

1

Apúntame.
No dudes,
soy yo ese animal
que te aulla
cada que suspiras
esos suspiros
que parecen lamentos.
Dispara. 

23/11/10


________________________________________





Amanece
y un sol sin esquinas filosas
sacude con ritmo de viento
a la flor de tu imágen nueva
que se marcó como con fuego
en la carnosidad húmeda
de mis párpados escondidos.

Amanece
y la tierra se revuelve
desenterrando muertos,
los pájaros advierten
ese murmullo mineral,
huyen a la otra orilla de mi sonrisa
donde mi lengua jamás rozará
la serenidad de sus plumas
                         rojas,
calientes arrecifes de urgencia
donde la muerte se estremece
y lo piensa dos veces.

Amanece,
¿qué más es el día,
sino un exacto apéndice
de la noche?
un placentero estornudo
de algún reloj paranócio.

11:16 A.M.

_______________________

Nipona


Ven
Flor rara
De aquel edén
Que llaman Yoshiwara.
Ven,     muñequita     japonesa
Que vagaremos juntos nuestro anhelo
Cabe  el  maravilloso  estanque  de turquesa
Bajo un cielo que extendía el palio de ónix de su velo.
Deja   que   bese
Tu rostro oblicuo
Que se estremece
Por     un   inicuo
Brutal     deseo. 
¡Oh!  Déjame así
Mientras  te  veo
Como un  biscuit.
Son  tus  ojos  dos  gotas ovaladas  y  enervantes
Es  tu rostro amarillo y algo  marfileño
Y tienes los encantos lancinantes
De un ficticio y raro ensueño
Mira albas y olorosas
Sobre el plaqué
Las rosas
Té.



11:14 P.M.

___________________________

Testamento de otoño


Atesora tus recuerdos.
Es lo único que nos queda
cuando se acaban los sueños.

- Edgardo Nieves


11.25 P.M.

Tremulantes V

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 8:47 p. m.

2

Tanta agua derramada.
Tanto sol crujiendo en tu piel.
Tantas nucas
                   para tantos ojos.
Tanta voz unida a la noche.
Tanto filo.
Tantas ganas de comerme
                  al mes rojo.
Tanta manía de creerse
                  invisible.
Tanta repetición.
Tantos sombreritos
             para las letras.
Tanto diptongo.
Tanta miel agusanada
          en el espacio de tu ausencia.
Tanto cuerpo de árbol
                  perdido.
Tanto humo.
Tanto olor muerto.
Tanto olor a muerto.
Tantas noches de espera
            en esa casa ajena
              donde rígida dormiste.
Tantos paisajes mal borrados
           (mis uñas chocaron en la
                tundra de tu espalda
           con voz de polvo y noche,
              el tiempo nos quemó
            y ahora no hay siquiera
          ese destello de niebla muerta
            que avivaba nuestro odio
        de vainilla y fotos perfumadas).
Tanto miedo al prisma.
Tantos septiembres hechos bola
                   en mis intestinos.
Tantos viajes al dolor.
Tanto respeto.
Tanto perdón que huye
           por debajo de mi lengua.
Tantas oportunidades
         de morirnos juntos
      en este desierto
             lleno de baches
           y cachibaches
                 y cosas
           llenas de dolor.
Tantas arañas.
      
19/11/10

Emballonuridae

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 12:16 a. m.

1

Todos
rebeldes,
aquí
no
queremos
untarnos
ideas
locas,
obsoletas.

Hoy
embestiremos
raudamente,
más
arriba,
nadie
orará.

Nadie
olerá.

Pero
allí
se
asoman
risas
álgidas.

Mi
agria
sangre

No
andará
deseando
alas.


16/11/10

الجمهورية الجزائرية الديمقراطية الشعبية (Alergia de paredes sin nariz, sin vergüenza)

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 3:20 a. m.

0

¿Qué misterios duermen en el balcón de tus párpados?
quiero ser aquél incendio
que amaine los lamentos de tu sueño
y regrese tus pies (ausentes de zapatos rojos)
a esta tierra tan liviana
donde solo de vez en cuando
nos sentamos a hablar de arañas,
miedos
y bugambilias anónimas.

Nos descubrimos en el rasposo jardín del lenguaje,
mientras yo me confundía con los rescoldos
de algún fuego ceremonial lleno de muerte
tú pintabas tus manías con la lluvia pastosa
que cae cada que un pájaro grita el nombre
de una ciudad desconocida.

Después,
en esa otra noche,
en la peninsula del veneno otoñal,
yo me arriesgué al sentarme junto a ti,
de tal modo,
el infame grillo del insomnio sonriente
ya canta en mi lengua de flor incendiada
mientras mi cuerpo se acuesta sobre ese otro cuerpo,
es decir el espacio vacío,
y conforme el sueño emborracha el aire de mi cuarto
algo empieza a temblar debajo de mi sombra
dejando un murmullo rítmico y empapado en niebla,
es tu garganta que hipa
es el caracol de tu voz
es ese pretexto divino
que pronto me hará escribir de ti
y los imperdonables anagramas
de tu cuerpo inmediato.


15/11/10

Nocturno de caldo de pollo.

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 9:28 a. m.

1

Mantente a media luz,
 de vez en vez regula 
ese fulgor plata 
que de tu rostro engañoso brota
 como un chorro de agua
 y tiempo,
 un tiempo con voz más subterranea y los labios 
incendiándose deliciosamente, 
sí, los labios del tiempo que reprochan 
aquél sentido sanguinario 
de actividad y receptividad
 ¿a quién le importan las explosiones si existe el común acuerdo? 
¿a quién le importa perder el día en esos efimeros intentos por hacernos uno con la cama? 
¿a quién le importa el llanto sabor espejo cuando hay alegría?
 cuando hay eucaliptos, 
cuando existen las traducciones más fidedignas
 de un protoamor sin vuelcos viscerales
 ni suspiros dolientes, 
cuando existe esa otra risa que mantiene latente
 la esperanza 
de todo aquello que reemplaza, engaña, abandona o miente. 

Tú no eres mujer, 
eres algo más brillante 
o ácido o crujiente. 

Y mi mundo quiere ignorar 
los fundamentos de tu olor,
 como si un autosabotaje
 (de colores blancos, como las nubes)
 realmente suprimiera cualquier oportunidad
 de ocultar tu sonrisa 
con mi rostro de cenizas de calendario; 
o jugar al cíclope;
 o ser esa píldora metafísica 
que haga perfume a tus pueriles manías 
de desorden perfecto;
 o abrazarte con una fuerza solo tuya 
porque ya mucho de estos diez dedos te sueña, 
te sueña a ti y al universo de tu rostro. 

No me brilles tanto, 
no vaya a ser que ahora 
seas tú la fuente de amargo jugo 
que se instala en el centro de mi pecho. 

Refúgiate con mi fantasma 
en el lecho del lenguaje,
 allí donde las distancias se sacrifican 
en el solemne altar de las circunstancias; 
y cuando la sangre escurra no llores, 
sólo recuerda 
que ciertas cosas 
hay que mantenerlas en la misma entraña 
donde se formaron.

Mi flor de noche... lo más justo que puedo pedirle al mundo
es que no solo en la oscuridad me arranques la tristeza
y que durante el día me permitas acostarme en tu regazo
e inundar tus piernas con el humo blanco de mi locura.

12/11/10


Pisar sombra.

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 12:38 a. m.

0

(Después de tanto mirar mis manos,
suspiro y me pongo de pié.
Con ojos de lengua muerta
apaciguo el silencio
y muero en ese punto
equidistante
al pedazo de lecho
que de vez en vez me obsequiabas)

Mi cuerpo escurre sombra
en esa cama sin serpientes ni escaleras.

Mi cuerpo se marchita en risas
que apestan mi dormir
y me rompen la piel del pecho
cada que despierto y advierto
este mundo de palabras perfectas.

Mi cuerpo se desmorona
porque se sabe autómata
y si la brevedad del momento lo ampara
se reunirá solemne en la casa de la muerte
con esa parte de ti que todavía
conserva el perfume de lo absoluto.

Mi cuerpo se ramifica en aire
como un árbol de agua helada
dentro de una ánfora
sin éter
sin manos.

Mi cuerpo se entrega a ti.
Hambre y sed arden resignados
y una corriente de tinta escarlata
infla esas venas tartamudas
que hacen de tu silencio una ciudad
donde mi dignidad se pierde
entre inundaciones
o estampidas.

Mi cuerpo tiembla y vibra
como llamándote,
como gritando
"no me importa"
y aun sin tu cuerpo
de flor láctea
a lado del mío
yo me acurruco
haciéndome el muerto
solo para poder sentir
los relieves de tu carne.

(Después de tanto mirar lo escrito,
lloro y me recuesto en tu recuerdo
¿Quién mantendrá a tu sombra
alejada del incendio incesante
de la vida?
yo puedo,
pero me estás matando
allí
en ese punto equidistante
entre mi primer muerte
y tu almohada color durazno)



11/11/10

Jesusa, ese imán de agua enterrada. B) Mirar el cuenco de los ojos y recoger tus fotos con las pestañas sin quebrar mis anteojos.

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 10:22 p. m.

0

Como una máquina que cruje a través del tiempo, yo y mis manías intentas trastocar el pegajoso cuenco de tu silencio que se ahoga ceremonioso en las palpitaciones de todos los perros del mundo, para después, volverse ante mi rostro como un bochorno hinchado de hachas púrpuras que vienen a ser la traducción infinita de estos seiscientos sesenta y seis meses de huesos rotos y besos con sabor a derrota y tierra.; besos que resuenan en las barbas de Dios y fracturan ese universo de abismos que tú y yo escondemos entre las piernas.

Permíteme, niña de grito de lobo, enmendar mis llantos bajo el fresco murmullo del atardecer de tu boca de gajos de aurora de brillo tremulante de jugo de limón añejado en vómito y lilas y niños que reparten ardores a los árboles de ese jardín donde tú ya imperas soberbia y cansada, casi muerta, casi sonriente, casi diáfana al momento de atropellarme con carraspeos toda mi avalancha de leche y calendarios que con justa santidad lanzo a tus dos pechos de niña reemplazada.

Alto al fuego.

Ordeno solemnemente que todas las hormigas del mundo derramen la odiosa miel de tu ausencia sobre la panza de lenguaje, sobre el filo de esos dientes de viento que desmiembran la madrugada y me convierten en algo tan increíble como la lluvia que nunca toca el suelo y luego tu espalda se me presenta ansiosa de manchas y sonidos, de jadeos con luz maternal, de tributos torrenciales donde el sudor llega a ser la manifestación más pura de un näifismo sutil y explosivo, tajante, que muerde y sueña pretextos.

Yo extraigo la luz de los tubos barrotes de tus signos de interrogación ¿De qué me sirve saberme en la otredad de tus sueños si el fatal progreso de nuestros encuentros no nos absuelven de tantas cosas que no hemos echo? no supimos aprovechar la tempestad de torturas, no pude terminar de asesinar a ese perro tan lejano y tan tuyo, ese hombrecito anodino, primitivo, embuclado en su respectiva distancia y luego se burla de mí, de mí y mi incapacidad de marcar el ritmo.

Perro cubierto de noche, yo te acaricio en mis apéndices invisibles porque al igual que yo solo eres una grande y fresca lechuga más en esta grande, cruel e infernal ensaladera de los acontecimientos.

Jamás le devolveré a mis padres ese miedo que le tengo a lo invisible y si es preciso rememorar los lentos pasos de una enfermedad que se transforma, entonces yo seré al fin capaz de declamar hermosamente toda la historia del fuego y arrancarle los cabellos a esos siglos que tienen nombres de meses inexistentes y que para bien o para mal son extensiones de todas esas noches que no quiero recordar.

Quiero llorar sangre de asfalto y rasparme estas ramas tan débiles con el lento fluir de la gente, de lo nuevo; lato muy fuerte y tiempo, voy a buscarte, voy a buscarte detrás de la nuca de la muerte.

Quiero llorar.


11 de Octubre del 2010
4.30 P.M




Contigo empecé a escribir hasta en las nubes. Veo por la ventana y tú pasas con tu andar de acorde grotesco. Tu espalda y la mía envejecen ese milenario placer de ella, el de sentirse de alguien; pobre flaco, él y yo, más él, en su rítmica cabecita de arbusto otoñal jamás pasará ese rayo incauto de las circunstancias que le avisará que algún muchacho enamorado ahora le esta escribiendo esto en un intento casi autodestructivo por mantenerse cuerdo y en constante conflicto consigo mismo.

Yo te estoy usando, cadáver andante de música sin voz. Te empleo como la corona de espinas que mi cráneo tanto añora en secreto... pareces Cristo. A ella le gustan los muchachos acristados. De esos que se separan de la realidad mediante sus dedos ¿Yo parezco Cristo? respóndeme tú, sé mi "Juan el Amado" ¿Qué soy yo además de un diamante manchado de ausencias? 

Tú eres una laguna de pretéritos donde yo no quiero que ella se ahogue, por favor, vete tú y tu talento de ángel ciego, dame una oportunidad a mí y a mi presente. No pases, no extiendas tu aroma musical por esa naricita de vergüenza triangular (sic), aleja tu piel caprichosa. Déjame ser yo y mis uñas las responsables de este momento, me toca, es lo justo. No te quiero ver. Vete.

21 de Octubre del 2010
6:10 P.M.



Te extraño tanto
que el frío me arranca las huellas
y las esconde debajo
del sendero donde veloz
huyes de ti.

Te extraño tanto 
y no quiero.

Te quiero tanto
ídem.


8/11/10


Automático 10

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 11:49 p. m.

1

La musique savante manque à notre désir
- Rimbaud



Hay
cosas en las
que uno,
de plano,
no debería
meter los
dedos.

En el aire o en mi pecho

¿qué animal de voz naranja se adhiere a las manecillas?
¿qué estruendo de puas y cascadas me viniste a embargar?
¿qué sol y qué muerte se ahuyentan de uno, aprovechando el deterioro de una manía invencible de creerse dormido, de creerse de oro?
¿qué llanto ahora se amodorra en mi cama y lanza un alarido de mil sangres por toda la ciudad?

pero la gente es sorda, niño, la gente se entierra en sus pestañas y entra al hediondo terciopelo del pasado.

¿qué hambre de manos y voces sostiene el calendario de tus entrañas?
 Niño
 ¿Por qué ajorobas la espalda y te arrinconas esperanzado? como si aquellos perfumes realmente fueran a empapar tu nuca seca, tu cuello de nube virgen. Ese cilindro de carne eléctrica que sostiene la permanencia indomable de rostros y eventos que encasillan tu vida jadeante y de vainilla, de besos que no te pertenecen porque más allá de esos labios de ajenjo o de esos dientes de galaxia en explosión o de esas lenguas que se vienen casi con todo y páncreas no existió mas que el deterioro de máscaras, existió un llanto que solamente tú, niño, supiste amainar entrando en tu perfecto papel de cadáver parlante.

¿qué lluvia se retrasó en tus baños de azúcar?

¿qué música no se tatuó en tu médula? imagínate, niño, andar bailando entre el tiempo y la forma; siguiendo con tu cuerpo el devenir de la muerte o de las abejas. Pero tú no naciste así, porque de tus diez dedos brotan las abejas mismas, las flores que huelen a ojo de gato invisible. Y si vienen a buscarte, niño, diles que tú no eres más que la yuxtaposición aparente de un joven que se debió haber muerto con años de anterioridad.

Esta enfermedad de invierno ahora se asemeja más al mundo
con su irregular estrépito de vértigo que no se siente
(porque nos juntó en el mismo sueño)
Y a ti te duele mucho porque de nuevo serás
todos esos días
que nadie quiere recordar
porque los ojos traicionan sin sentir piedad
porque el cielo ahora huele a agua derramada
porque mi voz se te confundirá con el bullicio de tus propios pensamientos
porque yo seré tu pensamiento
porque yo seré ese momento en el que tus rodillas se doblen dentro de tu regadera
y el llanto de tu agua más negra correrá con prisa por todo ese cuerpo que cierta noche
yo amarré a mi dolor de niño que no juega ni con su sombra
porque yo seré juzgado por cada paso que des y cada trozo de carne
que sueltes entre derrota y derrota
porque yo seré ese vaso donde la saliva que les sobre entre beso y beso
escurra urgente, como sabiendo que por ley algo de aquello me pertenece
porque yo seré silencio entre espalda y pecho, ese callar que se transforma
en un helado bloque de noche y determine cualquier posibilidad de seguir pecando
porque yo seré ese frío que solo el desierto ofrece
porque yo seré el reencuentro anhelado entre nariz y cuello
porque yo seré tu cansancio después de esas largas jornadas de ignorancia y desenfreno
porque yo seré el arquitecto de tu ya de por sí desequilibrado barómetro neuronal
porque yo seré ese olor que te abochorne cada mañana que cepilles tus dientes
cada tarde que fumes por no recordarme
y cada noche que deslices la ropa de dormir en tu cuerpo de piedra mentirosa
porque yo seré la mezcla de sangre y terremotos
porque yo seré desayuno, comida y cena en la ciudad de tu mente
porque no mentí al afirmar con sonrisa de violador ansioso cuando dije:
no importa a dónde vayas, tú no te vas a librar de mí.


¿Qué encuentro se arregla ahora frente al gran espejo del vestíbulo en la casa de Dios? porque el único problema que se resuelve a sí mismo es el de diferenciar la gran variedad de fantasmas que estornudan en tu casa. Niño, tú lo escuchaste.

En el aire o en mi pecho hierve el lenguaje y yo con mis manos te hice una silla,
una hermosa silla, niña,
y tú la usaste de aparador.


7/11/10

Tríptico (Porque donde hay tríos hay líos)

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 12:59 a. m.

0

La tercer manecilla
(Escaligrama con cáncer y llagas)

Con las fauces abiertas, la noche me recibe como una flor desesperada y levanta mi humo de serpiente fría por todo lo alto, por todo lo ajeno, por todo lo imposible.

Díganme cómo se amanece, díganme cuál es el motín que Dios esconde bajo el brazo cuando cruza la carnosa calle enfundado en su sonrisa de alquitrán perfumado.

Por cada intento de adormecer a estas flores que tengo como manos un rayo surge de la nada para impactarse en mi estrecho cuello de titán extraviado.

Tengo miedo de encontrarme solo en un mundo que más bien es un caballo invisible que habita en las profundidades de un mar lácteo.

Ni evitando las palabras consigo amainar el infarto que me cosquillea en los brazos: araña, almendra, clavícula insomne de noches enmarañadas, humo de limón con lila, sangre aduraznada.

Anoche entre llanto y llanto algo dentro de mí lloró, algo más febril, algo más diurno, con más dientes. Fue como si todos mis sueños solamente sirvieran de protector solar.


Diez haikus helados 
(Para lamerlos y quedarse pegados)


I
Detrás de un árbol
un pájaro se ahoga.
Imita tu voz

II
Flor de amatista,
araña de uñas rojas.
Vuelve en Septiembre.

III
Noviembre es tuyo.
Alejate del mundo.
Busca mi cuello.

IV
En el instante
donde tu perfume ahoga
yo lloro y río.

V
Tu casa es blanca
y de noche me absorbe.
Ciprés infame. 

VI
Nunca pude ser
ese animal púrpura
que mueve tu alma.

VII
Tú siempre serás
ese recordatorio
de mi locura.

VIII
Y es que en tus pieles
pude ver, cierta noche,
el ojo de Dios.

IX
Vente conmigo
a esa casa innombrable 
sin sol ni muerte.

X
Qué maravilla.
Tu olor nunca cambiará.
Qué maravilla.


Laugardagur
(Metacuento sin medusas en el torso)

      Fui una mancha ámbar en el itinerario obsesivo de algún fantasma cuyo nombre ahora me resulta tan bochornoso como aquél último vómito que empapó mis adentros esa noche de risas almidonadas y miradas de almacén hurtado. Y entonces las risas fueron achicándose hasta convertirse en la residencia de las hormigas, un maravilloso hogar de paredes transparentes y suelos de sangre dulce, chimeneas de ladrillos de pelo y lindos muebles  construidos con la madera de algún árbol hipócritamente honesto. Benditas hormigas, siempre tan dóciles ante las suelas de mis zapatos, como si su fatídico andar no fuese lo suficientemente lamentable como para despertar en mi abdomen (ausente de veneno) algún tipo de resentimiento. Benditos insectos, pero no voy a hablar de insectos, ni de venenos, ni de besos lentos en la médula de la noche. Yo voy a hablarles sobre la muerte.
          Y es que yo, ciertamente, participé en la ruidosa fiesta de los que se saben enterrados vivos, pero, gracias a Dios, huí a tiempo.
           ¿qué hago ahora? no, en serio, que alguien me diga ¿qué se hace ahora? 




6/11/10


___________________________________________________


Y no me importa si el sol no brilla
y no me importa si nada es mío
y no me importa si estoy nervioso contigo
yo te daré mi amor en el invierno


Y el cielo no es verde
y yo amo a la reina
¿y qué es exactamente un sueño?
¿y qué es exactamente una broma?



Y me pregunto quién estará


5:57 P.M.

Ludopatía II

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 10:13 p. m.

0

4/11/10

La cita del día (!)
















































































"Me choca la gente que no da la cara"
- Anónimo



Carta a mi sonrisa.

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 11:57 p. m.

0

Necesito dibujar en algún rostro cuya mirada todavía no escarbe la curva afilada del encuentro furtivo, del común acuerdo que siempre encamina hacia algún valle de sangre quemada o miradas que atraviesan.

Necesito regresar a aquél tiempo donde el estupor de la noche se antojaba helado y ansioso, donde las bufandas de carne y cabello estrangulaban cualquier intuición fanfarrona y despertaban al mundo con voz de amanecer.

Necesito terminar de romper todos los espejos del mundo because this handcuffs hurts too much and i always wanted to eat glass with you again en un noviembre siempre tan raquítico y huesudo que provoca correr a abrazarlo con la emoción de un hambriento.

Necesito legalizar todo aquello que se me invierte con risas de fondo, por si acaso me vuelvo a asesinar en las fibrosas duelas de algún piso lleno de gritos de antaño y de tal manera asegurarme que mis puños no volverán a ser los picaportes descompuestos.

Necesito comprar una estrella y devorarla con hambre.

Necesito estirarme para entrar al infinito y terminar tocándome de nuevo a mí mismo.

Necesito escuchar esa voz de ardiente temblor que suplique por un segundo más de noche y conforme sus manos (secas) surjan de aquella membrana adherida al tiempo yo pueda asegurarme que no nací para volar, simplemente puedo dar saltos agigantados.

Necesito ver la nuca de la muerte y comprometerme con el suelo que arranca la piel de mis pies.

Necesito agradecerle a todo aquello que me define como juguete.

Necesito aprender a dormir boca arriba y saber controlar todo aquello que inunda las esferas rígidas de mis rodillas huecas para evitar salir corriendo a la calle y depositar gatos muertos en las puertas de cada casa en la que alguna vez quise romperme en llanto y llorar rompiéndome las rodillas rígidas que ahora me obligan a salir corriendo y morirme para ver si alguien me deposita en alguna puerta de alguna casa donde alguna vez sonreí o, por lo menos, vomité.

Necesito reconciliarme con el sol.

Necesito garantizarme aquella estadía en el reino de los muertos porque los besos que viví no fueron mas que vencidos contratos manchados de nubes comestibles, ergo, inválidos, pero no inválidos en el sentido inmediato de la palabra. No. Inválidos, en silla de ruedas, en cielo de ruedas, en infiernos llenos de saliva ajena que se mezcla con la mía. Pobrecito infierno.

Necesito arrancarme ésta cicatriz con los dientes porque algo me dice que detrás de esa protuberancia biohistórica hay un valle repleto de electricidad negra que espera el momento perfecto para encajar su bandera en mi pecho, en mi frente, en mis labios tan vacíos de verdaderos tormentos.

Necesito conseguir todo aquello que me falta, porque sino el ingreso al club de los desastres naturales se me cancelará por ausencia de permanencias, por siempre atragantarme el mareo de quien se sabe usado.

Necesito insultar.

Necesito musicalizar los funerales de mis entrañas.

Necesito darme solo cinco minutos y darme cuenta que lo más importante en ésta vida son las bromas que Dios camufla en los signos de exclamación dentro de dos afilados paréntesis.

3/11/10








El día de la almendra.

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 1:46 a. m.

0

2/11/10



Esa perra murió diez minutos después de que la encontré. Agonizó rodeada de cinco personas que la miraban riéndose como hienas. Estaba empapada de orina y vómito, bañada de un olor a calle, a huesos ralos, a mirada diáfana. Acaricié la base de su craneo, el perrocadaver me miraba como pidiéndome que alejara a los demas. Le dolía y le dolía y le punzaba y le dolía y gemía y se contorsionaba en un horrible ritual de reconciliación con su inicio, con un inicio que se adelantó a falta de un pedazo de carne y un pedazo de amor. Terminé apestado a su muerte, a su lento proceso de reclamo.

Vomité llegando a mi casa, luego le di de comer a mis perros

(Septiembre 18 del 2008)



________________________________________

- ¿Quién me puede decir cómo se llama el médico que trata a los huesos?
- Oseoso



Quiero ser como el niño de los X-Men que nunca duerme.

(Agosto 19 del 2008 12:17 A.M.)


1.04  P.M.

______________________________________


Siento la irremediable necesidad de dormir hasta que yo despierte al despertador

(Agosto 22 del 2008 2:17 A.M.)
1.08 P.M


__________________________________
.



Esa ave llegó a mi patio hace una semana, no podía volar y apenas podía caminar. Lo tomé y lo puse en la antigua jaula donde venía un Hamster que me regaló una ex novia.

Vivió por cuatro días y hoy murió.
Lo enterré en mi patio y me partí de risa cuando mis perros intentaban desenterrarlo.

(2 de Octubre del 2008 10:02 P.M.)

1.21 P.M.


____________________________________



Jesús es rimbáudico

Jesús es frito, remojado y sucumbido
Jesús es necio
Jesús es cobarde
Jesús es sinestésico
Jesús es babilónico
Jesús es onanista de semana santa
Jesús es Alberto
Jesús es violado
Jesús es importado
Jesús es un viaje al día en noventa mundos
Jesús es Rayuelo
Jesús es dicharachero
Jesús es un anciano prometedor
Jesús ladra
Jesús entierra
Jesús llora
Jesús besa
Jesús lame
Jesús estruja
Jesús mira
Jesús mira
Jesús mira
Jesús rojo
Jesús mira
Jesús autómata
Jesús vuela
Jesús huele
Jesús flymetothemoon
Jesús albertea
Jesús deidosa
Jesús tiembla
Jesús corrompe
Jesús introduce
Jesús rojo
A Jesús no le gusta su rostro
A Jesús no le gusta el tomate
A Jesús no le gustan más de tres "yos" en una oración
A Jesús no le gusta la noche
A Jesús no le gustan las monjas
A Jesús no le gusta verla con él
A Jesús no le gusta verla sin él
A Jesús no le gusta exponer
A Jesús no le gustan las calabazas
Jesús quiere gritar
Jesús quiere desprenderse
Jesús quiere contraerse
Jesús quiere brincar
Jesús quiere contradecirse
Jesús quiere dudar
Jesús quiere ver a Dios
Jesús quiere hincarse
Jesús quiere hincharse
Jesús quiere ser Alberto
Jesús quiere amar
Jesús quiere a Omar
Jesús quiere lamer
Jesús quiere morirse en chiquito
Jesús quiere remontar
Jesús quiere tener la piel de gallina
Jesús quiere pintar
Jesús quiere Klee
Jesús quiere a Mario
Jesús quiere a Armandino
Jesús quiere a Erick
Jesús quiere a Israel
A Jesús le gustan saladas
A Jesús le gustan las gomitas
A Jesús le gusta la leche
A Jesús le gusta el orden
A Jesús le gusta dormir
A Jesús le gusta ocultarse
A Jesús le gustan las adivinanzas
A Jesús le gustan pelirrojas
A Jesús le gustan orgullosas
A Jesús le gusta llorar
A Jesús le gusta pintar
A Jesús le gusta visualizar
A Jesús le gustan delgadas
A Jesús le gusta abrazar
A Jesús le gusta oler bien
A Jesús le gusta gustar
A Jesús le gustan feas
A Jesús le gustan bonitas
A Jesús le gustan sangronas
A Jesús le gusta sufrir por las pelirrojas orgullosas bonitas sangronas
Jesús automático
Jesús tonto
Jesús feo
Jesús volador
Jesús chillón
Jesús hijo
Jesús abstemio
Jesús vírgen
Jesús trémulo
Jesús carnal
Jesús hermano
Jesús tío
Jesús primo ausente
Jesús sobrino perdido
Jesús original
Jesús pecador
Jesús símbolo
Jesús Jesús

Jesús Alberto Carmona Robles 

(18 de Octubre del 2008 12:17 A.M.)

1.28 P.M.


____________________________________

Wilde dijo: ''Hay dos tipos de mujeres en el mundo: las feas y las que se pintan"
Yo digo: ''Hay dos tipos de mujeres en el mundo: las feas y las que pintan"

(27 de Octubre del 2008 11:00 P.M.)

1.33  P.M.

__________________________________

Es la tradición, en noviembre todos exacerban y terminan masticándose la lengua
 detrás de las palabras indiferentes.

(2 de Noviembre del 2008 4:27 P.M.)

1:37  P.M.

___________________________

A quien corresponda.

Hoy Juan y Jesús rompieron el record de la individualidad humana en el San Infonavit, lamentablemente no logramos la perfección del tres. Porque como usted sabrá, el triángulo es la estructura más resistente y poderosa (sic).

Desde luego que la femeneidad viene siendo para nosotros la causa primordial de llanto después de risa, siendo de ésta manera, un escape - colateral - de la presión que adquirimos por causas totalmente ajenas a nosotros, y que de forma equívoca, nos mantiene al márgen de una presurosa carrera contra nosotros mismos. Aunque lamentablemente sean razones bastante naïfs él y yo sentimos que es preciso encontrar el por qué, y digo preciso porque la ausencia de éste ya va afectando el desarrollo de nuestro diario vivir.

En suma, le propongo a usted el día 31 de Diciembre del 2008 como límite. En caso contrario, nos veremos en la necesidad de volvernos locos.




Jesús


(11 de Noviembre del 2008 5:28 P.M.)

1:41 P.M

________________________________________

Eso es lo malo de no conocerme porque si me conocieras, me conocerías

(14 de Diciembre del 2008 6:00 P.M.)

1:56 P.M

_________________________

Lo bueno del insomnio:
La incapacidad natural de racionalizar, procesar y desmenuzar la información cerebral dispuesta a ser hablada, llorada, eyaculada, sudada, cortada, secada o exhalada.

(16 de Marzo del 2009 3:24 A.M.)

2:02 P.M.

__________________

- ¿Qué crees?
- ¿Qué?
- En Junio me voy a Toronto
- Qué suave, felicidades
- ... ¿Pero sabes qué es lo mejor?
- ¿Qué?
- Que lleva la palabra TORO

(13 de Abril del 2009 12:58 A.M.)

2:05 P.M.

_______________________________

Lo más difícil es empezar con la idea
empezar con las ganas,
empezar con el claro instinto
y
romper la burbuja del intento
de arrancar la piel del ruido
Para luego, probablemente
hacer algo
aquél algo que no es mas que
la vibración del mundo que
giro sobre sí
y hacia mi o hacia ti
o hacia todos y congeló a todos y
todos símplemente se unieron en una estampida que rompe el suelo, que truena el cielo y hace que todo se levante y vibre. Que explote y rompa reglas, que el crujir del insomnio y el martillazo de la noche y el chorro y el ladrido y el trotar del velo de las palabras y el silencio se pongan en contuvernio y de sus manos
salgan llaves
y sombras que invariablemente daran fin al monton de marañas que parecen pájaros que parecen rayos que parecen ideas que se suman en sí mismas y hacia sí para dar nada, dar símplemente un no.

(20 de Abril del 2009 1:25 A.M)

2:08 P.M.